Vinos de España

España cuenta con varios tipos de vides desde hace siglos, lo que permite que en la actualidad produzca vinos de calidad excelente y posicione al país como referente a nivel global.

El tinto más famoso de España es el tempranillo y las zonas más reconocidas que lo producen son Rioja o Ribera del Duero. En el caso de las uvas blancas la Airén es la variedad más plantada de España.

Según datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente las superficies dedicadas a los viñedos rondan las 950.000 hectáreas ya que España cuenta con condiciones naturales óptimas para este cultivo.

El sector vitivinícola es de los más importantes, permitiendo que numerosas zonas vivan de ellos y además se desarrollen programas relacionados con el vino tales como enoturismo, catas, etc. haciendo de España uno de los exportadores más importantes del mundo.

En todo el país existen más de 600 variedades plantadas, aunque según las estadísticas el 80% del vino elaborado en España radica en 20 variedades, las que más se destacan son: Albariño, Airén, Cariñena, Garnacha, Macabeo, Palomino, Parellada, Monastrell, tempranillo y Xarel-lo.

Además de la clasificación según la vid existe una clasificación por norma europea de acuerdo a su nivel de protección geográfica y al grado de exigencia en su proceso de fabricación: Vinos con Denominación de Origen Protegida (DOP), Vinos de la Tierra (VdlT) y vinos de mesa. En España, la primera categoría está dividida a su vez en varias subcategorías: vinos de Pagos, vinos con denominación de origen calificada, vinos con denominación de origen y vinos de calidad con indicación geográfica.

Vinos con denominaciones de origen en España

Según la región o lugar donde los vinos son elaborados se los cataloga por su “Denominación de Origen” es decir, que provienen de esa zona geográfica y por lo tanto tienen unas características y calidad determinadas por el lugar geográfico donde fueron elaborados.
Este denominación se obtiene luego de que hayan transcurrido al menos 5 años desde que se reconoció al vino como producto de dicha zona.
En España existen 70 denominaciones de origen, que son las siguientes:
Abona, Alella, Alicante, Almansa, Arlanza, Arribes, Bierzo, Binissalem-Mallorca, Bullas, Calatayud, Campo de Borja, Cangas, Cariñena, Cataluña, Cava, Chacolí de Álava, Chacolí de Getaria, Chacolí de Vizcaya, Cigales, Conca de Barberá, Condado de Huelva, Costers del Segre, El Hierro, Empordá, Gran Canaria, Jerez-Xérés-Sherry, Jumilla, La Gomera, La Mancha, La Palma, Lanzarote, Málaga, Manchuela, Manzanilla Sanlúcar de Barrameda, Méntrida, Mondéjar, Monterrei, Montilla-Moriles, Montsant, Navarra, Penedés, Pla de Bages, Pla de Llevant, Priorat, Rías Baixas, Ribeira Sacra, Ribeiro, Ribera del Duero, Ribera del Guadiana, Ribera del Júcar, Rioja, Rueda, Sierras de Málaga, Somontano, Tacoronte-Acentejo, Tarragona, Terra Alta, Tierra de León, Tierra del Vino de Zamora, Toro, Uclés, Utiel-Requena, Valdeorras, Valdepeñas, Valencia, Valle de Güimar, Valle de la Orotava, Vinos de Madrid, Ycoden-Daute-Isora y Yecla.